domingo, 4 de enero de 2009

Flame y Citron

Ayer, ante la falta de alternativas en el cine y el miedo que da ir a ver Bolt cuando todos los niños están de vacaciones, acabé dudando entre ver Una Familia con Clase (comedia de época) o esta película danesa de nombre gracioso. La moneda decidió la película danesa. Gracias moneda!

(Bent Faurschou-Hviid era pelirrojo, a pesar de que D. M. opine que todos los pelirrojos son unos "panochitas")

Cuando uno crece viendo películas de corte Hollywood, le resulta tremendamente raro, incluso desagradable ver cine europeo. Casi tanto como ver Rex, jeje. En Europa cada vez se hace más cine al estilo americano, pero aun se nota ese toque europeo.
Una vez superado esto, se puede disfrutar bastante de esta película, además es una ventaja que te cuenten una historia de forma distinta a la que estas acostumbrado. Ambientada en Copenhage durante la segunda guerra mundial. Basada en la historia real de dos héroes (Bent Faurschou-Hviid y Jørgen Haagen Schmith) de la resistencia danesa (sí, la resistencia danesa existió XD).

Se agradece que a pesar de estar ambientada en la segunda guerra mundial, y de ser una película con sus momentos crudos, no se recurra a la lágrima fácil del drama de la guerra, sino que se centra únicamente en la historia de los protagonistas. En sus dramas. En las traiciones y las traiciones de manipulanes a traiciones en las que se vieron envueltos (a pesar de la complejidad de la trama no te lian, gracias moneda!). En los dilemas morales y las decisiones a las que se enfrentan. En el constante peligro en el que viven. En el poco glamour que hay en ser un héroe de guerra.

Dos interpretaciones brillantes (Citronen es el que hizo de aquel carismático Tristan en Rey Arturo, pero aqui tiene gafitas y está constantemente cubierto de grasa), unas escenas de acción muy interesantes (aunque más tirando a realistas que a baysplosions) y una lograda ambientación, un poco de comic, terminan por convertirla en una película más que recomendable. Gracias moneda!





Bueno, después de La Ola y esta le voy perdiendo el asco a lo que se hace por el norte (que quizá he tenido mala suerte, pero las pelis europeas que he visto hasta ahora eran aburridas, pretenciosas, demasiado forzadas o petulantes, ¡¡o todo a la vez!!). Voy a ver como me las agencio para ver Let the Right One In (Déjame Entrar (traducción libre de la distribuidora en España)), película de vampiros sueca. No la estrenan aquí hasta abril, pero le tengo muchas ganas y he visto que esta rulando en versión original.


Edito: no es una película danesa, es germano-danesa, que bonito es hacer las paces :)

1 comentario:

Leni dijo...

Es una gran película. Como dices, cuesta hacerse al estilo europeo, acostumbrado uno a la fluidez y rapidez de los guiones americanos, cuando empiezas a verla, te parece que los diálogos son malos y entrecortados, pero superada esa fase, la disfrutas bastante. Aunque no me creo que sea basada en hechos reales, porque ningún pelirrojo puede ser considerado un héroe.
La vida es así: los pelirrojos son fracasados y los tíos con bigote son malas personas,