jueves, 29 de enero de 2009

La Duda (Doubt)

Tocaba un post de dragones, pero estoy de exámenes y tengo la peste-lepra, así que trataré un tema más apagado.

El binomio monjas+colegio hace pensar en Sister Act... pero estas monjas parecen más bien sacadas de El Piano. El argumento de la película es lo de menos (monja sospecha de cura), de lo que realmente habla es de la duda y hace dudar al espectador.

Resulta extraño que una película con cuatro nominaciones al Oscar para sus actores, nominada al mejor guion, no tenga ni a mejor película ni a mejor director.
Cuando ves la película lo entiendes. La dirección es... dispersa por decir algo suave.
John Patrick Shanley escribió esta obra para teatro y ha escrito el guión de la película.Es una obra para cuatro actores, y se nota, todo lo que está fuera de las escenas entre estos sirve únicamente como ambientación, al único personaje al que quizás enriquecen un poco es a la hermana James. En ese sentido el guión está bien adaptado.

La obra recibió el premio Tony y el premio Pulitzer. Ha sido aclamada por cada escenario por el que ha pasado y el mismo Roman Polansky dirigió la obra en París.
Pero eso no significa que Shanley sea un buen director de cine. Calderon esta a punto de conseguir el record de tiros libres consecutivos en la historia de la NBA, pero eso no significa que sea un buen diseñador de ropa deportiva.
La última vez que este hombre (Shanley, no Calderón) dirigió una película fue hace 18 años y la película fue Joe contra el volcán (Tom Hanks, Meg Ryan)... peliculón o algo...

No es que La Duda sea una mala película, pero me pica que hayan elegido a ese director porque con cualquier otro (Michael Bay: Doubtsploshions!!) podría haber sido mucho mejor.
Se podría haber sacado muchísimo más partido a un guión excelente y unas interpretaciones sobresalientes.

Decir que las interpretaciones son sobresalientes es quedarse corto.
El ganador (por méritos propios) del oscar, Philip Seymour Hoffman, interpreta con maestría a un sacerdote acorralado, que se presenta como inocente y convence a la vez que da la impresión de que oculta algo, a pesar de lo excelente de los diálogos dice más cuando calla (y más cuando pa pa pa con Marisa Tomei, pero eso es en otra película)

Amy Adams me ha sorprendido, no esperaba que la protagonista de Encantada: La Historia de Giselle fuera a ser una actriz con esa fuerza escénica, capaz de hacer frente a la mismísima Meryl Streep, interpreta a la frágil y bondadosa hermana James, dándole muchos matices al personaje.

Viola Davis tiene un papel bastante complejo para ser el más corto de la película. La señora Miller tiene que explicar sus motivos en una historia muy turbia, sin hablar claramente y encontrándose entre la espada y la pared. Su trabajo es brillante, espero que empiecen a tenerla en cuenta y le den papeles de personajes con nombre.

De Meryl Streep no voy a decir nada, si esta mujer viene un día a mi casa y me dice "yo soy tu padre y la tierra es plana" la creeré, haga lo que haga me la creo totalmente, y eso que la última vez que la vi fue dando saltitos con plataformas y purpurina en Mamma Mia. Y que sea fea no la convierte en mala actriz (que ya me imagino los comentarios, tsk!)
El final, abierto para el hecho que motivó la duda, cierra el tema principal que es la duda en si misma, pero eso resulta insuficiente. A mi por lo menos.
A pesar de las emociones enfrentadas de los personajes, la película me dejó algo fría, pero culpo una vez más al director.
Merece la pena verla, sobretodo por las soberbias interpretaciones, porque la película no es mala, pero podría haber sido muchísimo mejor.

1 comentario:

Dani dijo...

Me sorprende que conozcas el dato de Calderon y la NBA...